martes, 3 de marzo de 2009

Los reyes de las ciudades


Ayer volvi a acudir a la universidad despues de 1o dias de cautiverio casal.


Si, no os lo he dicho, pero mi rodilla anteriormete fracturada me a vuelto a pasar factura y a decidido volver a fastidiarme en mi dia a dia.


Por ello, ayer decidí salir a la calle con muletas y lloviendo, sabiendo que iba a coger más de un taxi y no me equivocaba.


Durante mi primera salida a clase después del arresto domiciliario cogí tres taxis, con sus tres taxistas respectivamente.


El primero, un extrangero callado que ni siquera me saludó al entrar ni se despidió al irme. El tercero, un hombre amable que intentó entablar una conversación pero no a llegado a nada interesante.


Pero a nosotros nos interesa el segundo.
Una compañera y yo nos subimos al taxi para ir a al fnac a comprar un libro. El taxista, nos dice:
- Vosotras teneis cara de estudiosas.
- Bueno de estudiantes más que estudiosas- dice mi compañera.
- Si haber, decirme ¿ que estudiais?
- Educación social.
Claro, nosotras a la espera de ya conocida frase de: ¿educa-que??.
Pero no, el taxista nos comenta:
- Ah! vosotras estudiais para trabajar en tema sociales. Es un trabajo en auge. Inmigración, reestructuración familiar, personas mayores... El otro dia subio una mujer al taxi con 4 hijos y cada uno de un padre diferente. Madre mia! A esa si le deberian de educar para que no deje entrar en su cuerpo a cualquiera ( esta última frase a sido algo modificada para no ser tan basta como la que dijo el taxista). Dentro de unos años tendreis mucho trabajo, ya vereis. Con la crisis está de hoy en dia tendréis mucho trabajo. No os preocupeis. Vais a tener mucho trabajo.
Mi compañera y yo, nos despedimos del taxista cuando llegamos al destino y el taxista muy simpatico, nos saluda con la mano cuando se va.
Los taxistas. En sus coches, escuchan muchas conversaciones, algunas buenas, algunas malas. Se relacionan con la gente, dan consejos y escuchan. Muchos de ellos son testigos de grandes secretos y de grandes mentiras, y otros de grandes emociones y pasiones.
El taxista, el rey de la ciudad.
...Educadores Sociales...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los taxistan saben más de lo que pensamos!

Saludos!

elrioperdido dijo...

Algún día los taxistas dominarán el mundo xD