jueves, 11 de diciembre de 2008

Cambiando de ideas


Nose si os lo he comentado alguna vez, pero a mi me encanta el deporte.
Ayer, una vez terminado de entrenar entre al vesturario y allí se estaban cambiando dos niñas hermanas ( 5 de primaria y 1 de la eso), que practican deporte conmigo.
Nose exactamente como surgio la conversación, pero comenzamos a hablar que querian ser de mayor.
La hermana más pequeña expresó su objetivo en la vida de la siguiente forma:
-" Mi madre es asesora físcal en la empresa de mi tio. Ella dice que se arrepiente de haber estudiado la carrera de tres años porque dice que tendria que haber estudiado la de cinco. Yo quiero estudiar la carrera de cinco años y asi ser la jefa de la empresa de mi tio. Mis primos serán mis secretarios".
Y la hermana mayor:
-" Yo quiero ser cirujana. No quiero trabajar encerrada en una empresa. Quiero curar a las personas y salvar vidas. Quiero ser una cirujana famosa y que me den premios y eso. Operare a muchos pacientes y les ayudare a que vivan".
Una vez expresarón sus objetivos de futuro, me preguntarón que era lo que yo estudiaba.
-" Yo estudio educación social"
-" Pues menudo rollo. Con eso seguro que no ganas premios ni salvas vidas."-me dijo la hermana mayor.
-" Alomejor premios no ganare, pero seguramente alguna vida si salvare en el futuro. No hace falta que se esté muriendo alguien para que los salves. Hay muchas formas de salvar a las personas".
Cuando somos niños, tenemos una series de expectativas de futuro. ¿ Quién no se ha imaginado a él mismo como policia o bombero?¿ Que niño no ha querido ser médico y veterinario en su vida? O ¿ quien no se a visto casada con un actor famoso que sale en las peliculas más taquilleras del mundo?
Cuando crecemos, esos objetivos y metas cambian. Ya todos no queremos ser médico ni policia. Ya no queremos casarlos con el chico más guapo del mundo. Pero también, otras metas que nos ponemos de no tan pequeños, tampoco se cumplen. Nuestros valores y expectivas de la vida están en continuo cambio y puede ser que un día pensemos que lo mejor para nosotros es una cosa y dentro de unos meses esa visión cambie. Debemos buscar nuestros caminos en la vida. Cuales son las metas que queremos conseguir en ese momento y intentar llegar a ellas; pero, sino podemos alcanzarlas tampoco debemos de frustrarnos, hay muchas otras metas a las cuales podemos llegar. La vida da giros inesperados y hay que tener fuerza suficiente para poder afrontrlos.
Por ello os digo que, camineis con paso fuerte, lucheis para conseguir lo que quereis y si alguna vez caeis, levantaros. El mundo esta lleno de cosas maravillosas para vosotros y hay gente que os ayudara a curar esa herida de la caida.
No conozco a ningún niño que de mayor quiera ser educador social, pero si conozco a educadores sociales. Si en la vida no cambiasemos de idea, ahora mismo, no existirian educadores.
... Nosotros tenemos la fuerza, pero no tenemos el poder...

4 comentarios:

Con las zapatillas puestas dijo...

Yo siempre quise ser médico, tener mi despacho de lujo, conducir un coche de alta gama, cenar en restaurantes caros con un buen vino y tener a la chica ams guapa de la ciudad. Pero un día decidí ser Educador Social,tener un despacho pequeño y lleno de trastos, ensuciarme las zapatillas de barro, romperme las rodillas jugando al futbol y conducir coches de segunda mano, y tener a una chica que me quiera. Pero me gusta ser Educador

Anónimo dijo...

yo de mayor queria ser bombero, y ahora soy educador. La vida da muchas vueltas y estoy deacuerdo contigo, sino fuera asi, no habria educadores sociales en el mundo.

Sigue escribiendo! Un saludo

aaaa dijo...

Salvar vidas de una manera tan directa como los médicos no podemos hacerlo, pero sí mejorarlas. Y más de una espero.
Esto de ser educador se va cogiendo gusto con el tiempo.

Blas Cubells dijo...

Hola, yo también soy estudiante de educación social, aunque tengo 47 años, gano una pasta en mi actual curro, y tengo una casa grande y una buena moto, quiero dedicarme a eso.

Guardaré tu blog en favoritos.